El vendaval dejó en la cuerda floja a varios intendentes de Cambiemos

Junto con la gobernadora María Eugenia Vidal, varios intendentes de Cambiemos del Conurbano quedaron este domingo en la cuerda floja ante el vendaval de votos que recibieron Alberto Fernández y Axel Kicillof en la Provincia de Buenos Aires.

A contramano de las elecciones de 2015 cuando una ola amarilla desplazó a varios jefes comunales históricos del peronismo, este proceso electoral puede volver a teñir de azul varios distritos “amarillos”.

Quedaron en pie Jorge Macri, de Vicente López (obtenía más del 50% de los votos), Gustavo Posse de San Isidro (40%, aunque 14 puntos por debajo de Vidal) y Jaime Méndez de San Miguel que llamativamente ganaba cómodo la elección para intendente por 47 a 35, a diferencia de Vidal que perdía en ese distrito frente a Axel Kicillof por números inversos 47-36.

El resto sufría una elección muy adversa. En Quilmes, Martiniano Molina era superado por la sumatoria de los precandidatos del Frente de Todos, interna que fue ganada por la dirigente de La Cámpora Mayra Mendoza. En total el FpT reunía el 50% y Molina 32%. En Pilar, el intendente Nicolás Ducoté sacaba el 34% contra el 46% de Federico de Achaval.

En Tres de Febrero, Diego Valenzuela cosechaba el 35% contra el 46% del FdT, espacio en el que hubo interna y ganó Juan Debandi. En tanto, Néstor Grindetti de Lanús reunía el 34% (tres puntos más que Vidal) frente al 48% de Edgardo Depetri; y en Morón, Ramiro Tagliaferro obtenía el 36%, 7 puntos por debajo de la sumatoria de la PASO del FdT que ganaba el ex intendente Lucas Ghi.

En contrapartida, todos los distritos de la primera y tercera sección electoral que ya eran peronistas acompañaron el gran desempeño de Alberto Fernández y Axel Kicillof, encabezados por La Matanza donde Fernando Espinoza obtenía el 60% contra el 25% de Alejandro Finocchiaro.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *