Independiente derrotó a Unión de Santa Fe por 2 a 1 en Avellaneda

El conjunto de Ariel Holan cortó la sequía de victorias en un entretenido encuentro por la decimoctava fecha de la Superliga.

Tras una larga sequía de victorias y luego de sufrir en gran parte del desarrollo, Independiente finalmente se apoderó de los tres puntos al imponerse a Unión de Santa Fe por 2 a 1, al término de un entretenido encuentro disputado hoy en el estadio «Libertadores de América», en el marco de la decimoctava jornada de la Superliga.

Bruno Pittón, a los 18 minutos de la primera parte, inauguró el score para el elenco santafesino, en tanto que Yeimar Gómez Andrade, en contra de su valla a los 41 del mismo período, niveló las acciones para el «Rey de Copas». Ya en el complemento, Fernando Gaibor a través de un tiro penal a los 29 minutos, le dio el triunfo a la formación de Ariel Holan.

Con un esquema bien diagramado por Leonardo Madelón, el «Tatengue» le cortó todos los circuitos al «Diablo» en la primera parte. Pese a añorar la fuerza goleadora de Soldano y Gamba, la visita se las ingenió para tenderle una imaginaria telaraña a su rival a fuerza de un planteo utilitario que se vio favorecido por un tanto fortuito que le brindó más tranquilidad aún.

Un defectuoso rechazo de Bustos al medio dio en la cara de Bruno Pittón, sorprendiendo completamente a Campaña que de ninguna manera esperaba esa insólita resolución de la jugada. Dicha conquista potenció los nervios de un «Rojo» maniatado por la impaciencia que bajaba desde las tribunas.

Apenas alguna insinuación del correcto Gonzalo Verón en algún arranque y no mucho más, no le eran suficiente al local para llegar a la igualdad hasta que un centro de Bustos desde la derecha, tras una gran asistencia del citado ex jugador de San Lorenzo encontró el torpe rechazo del moreno colombiano Gómez Andrade, quien involuntariamente venció a Nereo Fernández.

Ese gol solidificó la autoestima del anfitrión. que en el segundo tiempo se adelantó unos metros en pos del triunfo, aprovechándose de la notoria merma aeróbica de mucho jugadores de Unión, quienes no pudieron mantener la presión inicial.

Sostenido en el excelente segundo tiempo del muy aclamado Nicolás Domingo y en base a una ligera superación general, el cuadro del «Profesor» llegó al desnivel después de una intempestiva salida del veterano guardavallas visitante, quien derribó a Pablo Hernández aunque es justo consignar que el jugador tucumano venía con ganas de tirarse al vacío desde el preciso instante en que el debutante Cecilio Domínguez pergeñaba el pase que lo dejó mano a mano.

La excelente ejecución de Gaibor le permitió al local manejar el desarrollo ante una visita que no tuvo un plan B.

Ya despojado de los nervios de la primera mitad que llevó a que el quisquilloso árbitro Delfino desenfundara varias veces la tarjeta amarilla, Independiente redondeó una mejor imagen ante un Unión que sobre el final careció de un armador natural que lograra abastecer a las «torres» que su entrenador colocó en cancha con el objetivo de empatar el cotejo.

En ese contexto se advirtió de manera incontrastable que el dueño de la situación había cambiado radicalmente. Si bien el elenco de Avellaneda no mostró su mejor versión, al menos en la segunda etapa se lo vio decidido a ir por los tres puntos a diferencia de un adversario que se fue desdibujando con el correr del desarrollo tras un comienzo más que promisorio.

Fuente: NA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *