En medio de un robo se llevaron a un bebé y lo abandonaron en la esquina

Ocurrió en Rosario. El chico de un año y medio apareció dos horas más tarde en la puerta de la casa de un vecino.

Una mujer denunció este miércoles que un grupo ladrones ingresó en su casa a robar, y como no había dinero se llevaron a su bebé, un varón de un año y medio.

Ocurrió en Rosario. El bebé fue encontrado por un vecino a pocas cuadras en la puerta de su propia casa, abandonado por los ladrones en medio de su fuga.

La Policía de Santa Fe y la Fiscalía Federal Nº 2 a cargo de Claudio Kishimoto investigan la denuncia que realizó la mamá de la criatura.

Según el diario local La Capital de Rosario, los ladrones ingresaron alrededor de las 4:30. Poco después Daiana, de 26 años, la mamá del bebé, llamó al 911.

Silvina Pait, jefa de la Dirección de Inteligencia Criminal de la Policía de Investigaciones, confirmó al mismo medio que la policía tomó conocimiento de lo ocurrido por una llamada al 911 y que «el niño y su mamá están bien. Personal de la Policía de Investigaciones trata de establecer los pormenores de esta situación».

«Se está trabajando. No se descarta ninguna hipótesis. Se le está tomando declaración a la mamá. Son situaciones muy delicadas y hay que tomarlas con mucha precaución. No hay nada que se pueda adelantar a la prensa. La mamá vive con su hijito y con su pareja«, agregó Pait.

En declaraciones al móvil de radio La Ocho de Rosario, el dueño de la casa donde apareció el bebé, contó: «A las 4:30, 4:45 tocaron timbre. Sentimos un ruido. Tengo un portero visor, no vi nada, tampoco se escucharon ruidos. Entonces me fui a acostar de nuevo«.

«A las dos horas, un vecino que se levantó temprano para sacar a pasear al perrito, me tocó timbre y me dijo: ‘Andrés, tenés un bebé en la puerta’. Cuando escuché eso, y antes de ver al bebé, llamé automáticamente al 911. Abrí la puerta y me encontré con un bebé envuelto en una mantita. Estaba ahí, se reía, pobrecito, se chupó dos horas de frío«, relató.

«La primera vez que tocaron timbre no lo vi. El bebé es chiquito y por el portero no veía a nadie. Y no abrí la puerta porque cuando tocaron timbre nadie me respondió, a esa hora nunca iba abrir la puerta. Y el bebé no lloró porque tengo perro y gato que no reaccionaron. Si el bebé lloraba, probablemente los animales hubiesen reaccionado«, cerró.

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *