Tras el estallido de bombas de estruendo se suspendió Colón-Vélez

Las tres cayeron en el área del equipo visitante cuando iban jugados tan solo 22 minutos en Santa Fe, con el partido 0-0.  El Sabalero presentará una queja sobre el control policial.

Colón-Vélez fue suspendido a los 22 minutos del primer tiempo y con el partido igualado 0-0,  luego de que cayeran tres bombas de estruendo en el área del equipo visitante. La segunda de ellas cayó muy cerca del arquero César Rigamonti.

La primera cayó antes de los cinco minutos y lejos del arquero del Fortín, pero dejó un agujero al costado del área grande que tuvo que ser tapado con arena.

A los 12 minutos llegó la que dejaría aturdido a Rigamonti. Andrés Merlos, el árbitro del encuentro, consultó con las autoridades policiales y advirtió: «Una más y lo suspendo».

Pero diez minutos después, y sin hacer caso a las advertencias, cayó la tercera bomba y el partido terminó suspendido antes de la media hora.

Todos los estruendos llegaron desde el sector de la barra de Colón, por lo que el resto del público local los insultó a rabiar por el desenlace desafortunado del encuentro.

«Partido suspendido por falta de garantías. Ya está todo hablado», expresó el árbitro luego, para explicar su decisión, y añadió: «No puedo poner en riesgo a ningún jugador, a mis compañeros. A nadie. Agotamos todas las instancias. El jefe del operativo no me dio las garantías. No se pudo seguir. Y ya elevé al Tribunal de Disciplina el informe».

«En lo personal, me da bronca, lástima. Uno hace un sacrificio, como lo hacen todos. Como lo hace Vélez para venir o Colón para organizar el partido. Queremos que sea un espectáculo y, por estas cosas, no se pudo dar», cerró Merlos.

«Es una vergüenza inentendible. Venimos a jugar un partido de fútbol, y es inentendible lo que hace la gente. No sé si habrá intereses. Esperemos que se tomen cartas en el asunto. Es entendible lo que decide el árbitro y es responsable de lo que pasa. Por más actitud que le ponemos, esto es inaceptable», expresó indignado César Rigamonti, el más afectado por las agresiones.

Dirigentes de Colón aseguraron que no había bombas de estruendo adentro del estadio, y que venían alertando a los organismos de seguridad sobre amenazas de la barra y que harán una presentación contra los encargados del operativo policial.

Resta definir cuándo se completarán los 68 minutos restantes y si habrá sanción para el club santafesino.

Un triunfo de Vélez podía dejar sentenciados algunos de los descensos restantes (ya se fue Arsenal) y dejar salvado al equipo de Heinze.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *