Shell vendió sus estaciones de servicio y refinería en Argentina

Logró un acuerdo con la empresa brasilera Raízen por US$950 millones. La misma continuará utilizando la marca en el país


La petrolera Shell firmó este martes un acuerdo por la venta de su negocio de estaciones de servicio y refinación en Argentina a la empresa Raízen por US$ 950 millones en efectivo. Sin embargo, la empresa anglo-holandesa no se irá del todo del país sino que continuará las relaciones comerciales con Raizen, quien utilizará la marca en el país.

Raízen le ganó la pulseada, luego de meses de negociación, a YPF y Petrochina que también estaban interesadas en la compra. El contrato incluye la refinería de la petrolera en Buenos Aires, aproximadamente 645 estaciones de servicio, el negocio de gas licuado de petróleo (LPG), combustibles marítimos, de aviación, asfaltos, químicos y lubricantes, así como las actividades de suministro y distribución en el país.

En un comunicado, Shell consideró que «la compañía ve un gran potencial de crecimiento a largo plazo en los no convencionales del país«. No obstante, se excluye del acuerdo el negocio de «upstream» de la empresa en la formación Vaca Muerta.

La operación actual se trata de los negocios que durante 12 años estuvieron a cargo del actual ministro de Energía, Juan José Aranguren.

El nuevo dueño de la compañía es un joint venture establecido en 2011 entre Shell (50%) y Cosan (50%) que factura USD 24.000 millones por años. La empresa se posiciona como líder en producción de azúcar, etanol y bioenergía en Brasil, con 26 unidades y 860.000 hectáreas cultivadas, una red de más de 6.000 estaciones de servicio Shell, 950 tiendas Shell Select y más de 2.500 clientes B2B.

Nuestro plan es continuar prosperando en el mercado argentino del downstream (refino y comercialización) a través de Raízen”, afirmó John Abbott, director global de Shell Downstream. “Raízen nos ha generado un gran valor en Brasil y, bajo este acuerdo, seguiremos siendo un importante proveedor de combustible para la Argentina”, afirmó.

La empresa conjunta tiene una fuerte presencia en Brasil con injerencia en 68 aeropuertos, en 68 terminales de distribución de combustible, y vende aproximadamente 25 mil millones de litros de combustible para la industria del transporte y el segmento retail.

Cosan, por su parte, «es uno de los conglomerados económicos más grandes de Brasil, con un robusto y diversificado portafolio en las industrias de energía y logística«.

Mas allá de Raízen, es dueño de Comgas (la distribuidora de gas natural más grande del país), Rumo Logística (la operadora ferroviaria independiente más grande en América Latina) y Moove (la venta de lubricantes premium en Brasil, con operaciones en el Reino Unido, España, Uruguay, Paraguay y Bolivia).

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *