Roberto Piazza destruyó a Mirtha Legrand a través de una carta abierta

Tras la polémica con Mario Massacessi, el modisto salió fuerte al cruce de la diva con un contundente mensaje en sus redes sociales. Enterate que dijo en esta nota. 


No hace mucho tiempo que Roberto Piazza fue otro de los famosos que tuvieron paso complicado por la mesa de la Chiqui pero en esta ocasión lejos de generar algún escándalo mediático decidió escribir una carta abierta que rápidamente fue viralizada.  «Otra vez, y van… Mirtha Legrand, nacida en un pueblo de Santa Fe, o sea provinciana como yo. Y devenida a diva, con ese título que no sé quién se lo puso. Ya que en verdad, si ustedes buscan en un diccionario ‘diva’, nada más lejano que esta mujer«, comienza el texto que el diseñador compartió en la red social en la que tiene casi 40 mil fans.

Luego asegura que ella fue su madrina durante «muchos años» y que la quiso mucho. No obstante, sostiene que Mirtha «pasó a ser una mujer desagradable, soberbia, déspota, con mirada y aires de grandeza, gestos despreciativos y con aires de mirarte desde arriba». «¡No! ¡Pará, mujer! Ya estás muy grande para esas pavadas. Hasta para compartir una mesa da como aspereza sentarse allí, con sus famosas preguntas desafortunadas«, continúa Piazza en el texto que lleva su firma.»¿Es mala, medio boba, distraída, o se cree ingenua? En verdad, yo creo que es altamente perversa. Y que algún problema con odios arcaicos tiene en su vida que lo vuelca en sus invitados». Además, indica que hace muchos años un amigo en común le dijo que «Mirtha es una mujer sin escrúpulo». «Yo tenía 23 años y no lo creí. Hoy lo afirmo«, sostiene.

«Debe sufrir mucho en la soledad de su casa rodeada de recuerdos truncos y de energías feas que le llegan día a día, noche a noche. Por más que se vista de señora elegante, señora elegante se nace, no se hace. Y menos, señora». Por último, Piazza le sugiere a Legrand que baje «un poco o mucho» sus «odios», para ser entonces una «mujer buena». «Así tu despedida será más en paz y no con recuerdos feos. Diste tu vida a una mesa de comidas en televisión y lograste ser muy popular. ¿Por qué no bajás tu histeria y tus aires de gran figura que muchos te hicieron creer? Y ante todo, ¿por qué no pensás antes de hablar? ¿Vivís pidiendo disculpas, mamita? Estás muy equivocada, deberías ser una dama. Te faltan otros 50 años de aprendizaje, me parece», concluye el diseñador.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *