Navarro Cádiz admitió que manipuló el arma pero no recuerda si disparó

El principal sospechoso del crimen del diputado Héctor Olivares y su asesor Miguel Yadón, aseguró que estaba “muy drogado y borracho” y que escuchó “detonaciones”.


Tras negarse en varias oportunidades, finalmente Juan José “Cebolla” Navarro declaró ante la Justicia su versión de los hechos del día de los disparos contra el diputado Héctor Olivares y el funcionario Miguel Yadón en los alrededores del Congreso dos semanas atrás.

El joven de 25 años reconoció que aquel jueves se encontraba en el Volkswagen Vento de Juan Jesús “Gitano” Fernández y los dos estaban “manipulando” la pistola calibre .40 con mira láser utilizada en el ataque.

El abogado del acusado Ramón Arigós explicó que su defendido “recuerda haber escuchado detonaciones” pero que no recuerda haber disparado. “Estaba muy borracho y drogado. Dice que llegó a su casa y se quedó dormido y al rato lo vino a buscar a su madre, lo subieron a un auto y se despertó en Montevideo”, agregó Arigós.

“Lo que recuerda de esa madrugada es haber estado solo, que compró petacas de whisky y vodka a 10 metros de su casa, consumió cocaína y más tarde se encuentra con Fernández que estaba en su auto esperando a una persona que había bajado a buscar algo”, dijo el letrado.

En sus declaraciones “Cebolla” también sostuvo que la pistola no es suya y que “nunca” disparó “un solo tiro” en su vida, aunque sí tiene un revolver calibre .22 viejo que le regaló un amigo pero que no funciona.

En los allanamientos realizados el día después del doble crimen, la Policía Federal encontró la pistola calibre .40 homicida en el departamento de Navarro Cádiz y, en la casa de su madre, secuestraron un revólver calibre .32, otro .380, municiones y un rifle de aire comprimido.

Por su parte, en sus declaraciones, Juan Jesús Fernández dijo que varias veces vio a los Navarro con armas y que “solían usarlas disparando en la ruta”, según dijeron fuentes del caso a Clarín. El hombre también negó que el mayor de los Navarro haya estado en el auto y confirmó que lo fue a buscar después del hecho.

Los investigadores están revisando las cámaras de seguridad, en busca de confirmar si fueron dos o tres personas las que protagonizaron el ataque en Congreso. Después de trabajar en varias hipótesis, la de un ataque “al azar” protagonizado por borrachos empieza a cobrar fuerza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *