Detuvieron a un acusado de ser coautor del crimen de Lola Chomnalez

Se trata de Ángel Moreira, de 33 años, quien este lunes declaró como indagado.

A cinco años de la muerte de Lola Chomnalez, este lunes fue detenido un hombre acusado de ser el coautor del asesinato de la joven, luego de que la fiscalía en Uruguay solicitara su procesamiento con prisión preventiva.

Esta medida se produce dos semanas después de que la Justicia argentina presentara su propia investigación para colaborar con Uruguay en el esclarecimiento del caso cuyo expediente no había tenido movimientos ni novedades en los últimos tiempos. Se trata Ángel Moreira, apodado “El Cachila”, de 33 años, quien ya había estado detenido por la causa.

El nuevo fiscal del caso, Jorge Vaz, entendió que eran claves las declaraciones testimoniales de “El Cachila” y de otro hombre, conocido como “El Conejo”, que declaró como testigo y quedó libre. La jueza deberá expedirse sobre el pedido de que el detenido vaya a juicio, según informó el diario uruguayo El País.

“Los asesinos de mi hija están entre Valizas y Aguas Dulces. Estamos convencidos de que este año se da, este año vamos a tener las novedades que tanto esperamos”, sostuvo Adriana Belmonte tras reunirse con el fiscal del caso. Para ella, «no es una sola persona la que cometió el crimen» y según el análisis del expediente, el homicidio lo habrían llevado adelante al menos dos sujetos.

La chica de 15 años había viajado a Barra de Valizas el sábado 27 de diciembre de 2014 y se hospedó en la casa de su madrina, Claudia Fernández, que se encontraba con su esposo, Hernán Tuzinkevcih, y el hijo de éste. Al día siguiente, la chica desapareció cuando salió a caminar por la playa y dos días después fue encontrada asesinada a unos cuatro kilómetros de la casa, en una zona de médanos.

La autopsia determinó que Lola murió por asfixia por sofocación y que presentaba varios cortes hechos con un arma blanca en distintas partes del cuerpo. Durante la investigación, unas 40 personas, entre ellas la madrina de Lola y su esposo, fueron detenidas como sospechosas y luego liberadas, al tiempo que se siguieron distintas pistas que posteriormente se descartaron.

También fue sometido a un estudio de ADN el hijastro de 14 años de la madrina de Lola, que estaba con ellos en Valizas, aunque ese estudio también dio negativo. Uno de las cuestiones que no le cierra a la familia es todo lo relacionado al hallazgo de la mochila de Lola, encontrada casi dos semanas después de que la hallaron asesinada.

En el interior de la mochila, junto con otras pertenencias, había un toallón playero que tenía una mancha de sangre y desde entonces se comparó ese material genético con el de todos los detenidos que tuvo la causa, pero siempre dio negativo y por eso todos fueron liberados.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *